Los problemas que causan el uso de auriculares al volante

Conducir el coche utilizando auriculares tiene multa y conlleva detracción de puntos. El Reglamento General de Circulación es muy claro al respecto. Establece que no podemos conducir utilizando auriculares inalámbricos que estén conectados a un aparato o a un reproductor de sonido.

Los auriculares también están prohibidos incluso cuando estos se utilicen conectados a un teléfono móvil, como una suerte de sistema “manos libres”. También está prohibido el uso de un único auricular. La única posibilidad de utilizar legalmente el teléfono móvil en el coche es la de un sistema de ‘manos libres’ homologado e integrado en el coche, que no requiera emplear las manos, ni utilizar cascos o auriculares.

El artículo 18.2 del Reglamento General de Circulación establece: “Queda prohibido conducir y utilizar cascos o auriculares conectados a aparatos receptores o reproductores de sonido, excepto durante la correspondiente enseñanza y la realización de las pruebas de aptitud en circuito abierto para la obtención del permiso de conducción de motocicletas de dos ruedas cuando así lo exija el Reglamento General de Conductores”.

También señala: “Se prohíbe la utilización durante la conducción de dispositivos de telefonía móvil y cualquier otro medio o sistema de comunicación, excepto cuando el desarrollo de la comunicación tenga lugar sin emplear las manos ni usar cascos, auriculares o instrumentos similares (artículo 11.3, párrafo segundo, del texto articulado)”. Por todo esto, si usas auriculares al volante, te expones a los siguientes problemas.

Problemas que causan el uso de auriculares al volante

Tres puntos menos del carné.

La Dirección General de Tráfico (DGT) es muy clara a este respecto: “Si conduces con auriculares conectados a reproductores, manipulas el móvil, navegadores u otros similares, esa infracción conlleva la pérdida de tres puntos del carné de conducir”, señala en su página web oficial.

Una sanción económica de 200 euros.

La sanción económica que está estipulada para el incumplimiento de esta norma es de 200 euros. Así lo establece el citado Reglamento General de Circulación, que especifica: “Quedan exentos de dicha prohibición los agentes de la autoridad en el ejercicio de las funciones que tengan encomendadas (artículo 11.3, párrafo tercero, del texto articulado)”.

Mayores riesgos de accidentes.

Si usas auriculares al volante para escuchar música, radio, hablar por teléfono o por el motivo que sea, inevitablemente tu atención en la conducción se ve mermada. Resulta obvio que, si no te concentras como es debido mientras conduces, aumente la posibilidad de sufrir accidentes. Estás poniendo en peligro tu vida y la de terceros (otros ocupantes de tu coche, si viajasen en tu vehículo, y conductores, peatones, ciclistas y demás personas que se encuentren por los lugares por donde circulas).

Pérdida de reflejos para conducir.

La gente suele utilizar cascos en ambientes con ruido. El límite que no debería sobrepasarse está fijado en 90 decibelios (es decir, el ruido que hace una moto o un tren), si bien es cierto que, según establecen las autoridades europeas, un reproductor de música puede emitir hasta 100 decibelios. Pero si además vas conduciendo y escuchando música con los cascos, a un volumen elevado y durante un tiempo prolongado, puedes comenzar a sentir un zumbido molesto en tus oídos y posteriores vibraciones. A esta situación se la define científicamente como tinnitus. El término alude a escuchar un zumbido o sonido resonante en los oídos o cabeza. Todo esto provoca una reducción de tus reflejos mientras estás al volante, lo que repercute en mayores probabilidades de accidentes.

Una relajación o evasión ‘excesivas’.

Miles de personas cada día viajan escuchando música o la radio en su coche. Si lo hacen utilizando el dispositivo adecuado (el aparato incorporado al vehículo, a través de los altavoces con los que viene equipado, y a un volumen coherente), no hay mayores problemas. Pero está comprobado que si utilizan auriculares, quedan mucho más aislados del ‘entorno’. En desplazamientos largos, principalmente en rutas o autovías, hay riesgos de lo que muchos expertos denominan “efecto burbuja”. Esto se traduce en una ‘evasión’ del contexto o relajación excesiva, que incluso puede incitar al sueño, algo en absoluto recomendable a la hora de conducir.

Contraproducentes para tu audición.

Al margen de las multas, sanciones y mayores probabilidades de accidentes, debes tener también en cuenta que el uso excesivo de auriculares (ya no solo al volante, sino en otros hábitos de la vida diaria, como correr, estudiar, trabajar) puede ser muy contraproducente para tu salud. Los expertos recomiendan seguir “la regla de los 60”: no pasar los 60 decibelios y ni los 60 minutos cuando escuchamos música con auriculares. Un uso abusivo de auriculares causa una pérdida gradual e irreversible de la audición.

Molestias, irritaciones e infecciones en tus oídos.

Finalmente, el uso incorrecto de auriculares puede ser motivo suficiente para causar otros daños físicos en tu cuerpo, además de los antes planteados. Si además de incumplir la normativa vigente y exponerte a ti y a terceros a mayores riesgos de accidentes, no tomas las medidas necesarias de colocación de los cascos, las consecuencias pueden ser aún mayores. No son pocas las personas que tienen el mal hábito de introducir demasiado los auriculares en sus oídos. Los de espuma que se expanden en el interior de nuestros órganos auditivos generalmente ocasionan irritación, molestias y dolor. El uso frecuente y prolongado de cascos puede obstaculizar la circulación de la cera del oído, lo que puede ocasionar además infecciones. Si padeces estas dolencias mientras conduces, tu estado no será el óptimo ni mucho menos para continuar el viaje.

Los únicos auriculares autorizados por la DGT.

Dicho esto, solo hay un modelo de auriculares en España que es el único autorizado por la DGT para utilizarse durante la conducción. Se trata de un producto concreto de la marca LG que sirve, en realidad, como ‘manos libres’. El dispositivo inalámbrico LG Tone integra un sistema de pequeños altavoces y micrófonos que permite mantener conversaciones telefónicas sin necesidad de tapar los oídos, que es precisamente lo que prohíbe el Reglamento General de Circulación.

En el caso de este modelo, la clave está en la conectividad por medio del Bluetooth. La DGT los autoriza porque los considera realmente un dispositivo ‘manos libres’ compatible con la conducción. Eso sí: solo está permitido su uso para hablar por teléfono, y en ningún caso para oír música o radio con ellos mientras se circula.

El organismo lo establece por escrito en un informe elaborado al respecto, que dice textualmente:

La utilización del citado dispositivo puede considerarse compatible con la conducción al utilizarse como dispositivo de ‘manos libres’ por medio de Bluetooth para llamar o recibir llamadas telefónicas, siempre que no se utilice manualmente. […] No es compatible con la conducción la utilización de los cascos de este dispositivo, ni su utilización como altavoz de radio, recomendando a la empresa que en caso de que decida comercializarlo como dispositivo de ‘manos libres’ durante la conducción, incluya entre las advertencias de seguridad mensajes relativos a la correcta utilización del producto, con objeto de no menoscabar la seguridad de los usuarios de las vías”.

A %d blogueros les gusta esto: