Tipos de carburantes en vehículos: diferencias y etiquetados

Tipos de carburantes en vehículos: diferencias y etiquetados

Si eres conductor, seguro que ya conoces la nueva situación y quizás estés enterado con detalle. No obstante, muchas personas todavía se confunden a la hora de identificar las nuevas etiquetas.

El 12 de octubre de 2018 entró en vigor en todo el Espacio Económico Europeo un nuevo sistema para identificar los diferentes tipos de combustibles utilizados en la automoción. El objetivo de la nueva regulación era mejorar la información existente debido a los distintos tipos que hay en el mercado y de esta manera ponerle una etiqueta identificativa a todos, desde los derivados del petróleo hasta los biocombustibles.

La normativa ha afectado a la mayor parte de los vehículos, aunque los coches adquiridos a partir de esa fecha lo tuvieron más fácil puesto que ya traían la información detallada con la etiqueta que les correspondía. En cambio, los restantes carecían de ella, y sus conductores debieron informarse al respecto. En este post te explicamos la nueva regulación con detalle.

Cómo son las nuevas identificaciones de los combustibles

Lo primero que se aclaró al ponerse en vigor la norma es que las nuevas identificaciones no cambiarían las diferencias ya establecidas entre gasolina y diésel, ni se modificaría la información que ya conocemos. De hecho, en las estaciones de gasolina siguen viéndose los nombres de siempre cerca del nuevo etiquetado.

La intención es ofrecer una información complementaria para saber la compatibilidad de cada vehículo con el carburante y ayudar a los conductores.

De esta forma, los tipos de combustibles pasaron a identificarse mediante símbolos: un círculo, un cuadrado y un rombo; y dentro de cada uno hay ahora una letra con una cifra, referida al porcentaje máximo de biocombustible que se recomienda. Es decir, ya no habrá mangueras con gasolina 95, 98 y diésel, sino que los surtidores lucirán estos símbolos:

 

  • Gasolina

La gasolina se distingue con un círculo; en su interior hay una letra E y un número correspondiente al porcentaje de etanol que le viene bien al coche. La etiqueta E5 equivale a 95 octanos, la E10 corresponde a 98 octanos y la E85 se refiere a -85% de etanol, que no se emplea en nuestro país.

  • Diésel

El diésel se señala con un cuadrado y la letra B junto al porcentaje máximo de biodiesel que le corresponde al coche, B7 y B10. En los casos de diésel sintético, el cuadrado aparece con las letras XTL.

  • Gas

Tiene un rombo como dibujo y cierto tipo de siglas para cada uno: H2 (hidrógeno), CNG (gas natural comprimido), LPG (gas licuado del petróleo) y LNG (gas natural licuado).

 

Dónde aparecen las nuevas etiquetas

Las personas que hayan adquirido un coche después de la entrada en vigor de la norma o que lo hayan matriculado a partir de esa fecha, habrán podido ver el cambio de las identificaciones en distintos espacios como el manual de usuario que trae el coche, la ficha del vehículo en los concesionarios y la tapa de los depósitos.

Pero además, y en general, las nuevas etiquetas se encuentran en cada surtidor en las gasolineras, así como en el boquerel de la manguera, esto es, la boca de la manguera que trasvasa el combustible al coche.

Estos cambios afectan a turismos, ciclomotores, motocicletas, triciclos, cuadriciclos, autobuses, autocares y otros vehículos comerciales. En cuanto a los coches híbridos y eléctricos, los primeros deben llevar la etiqueta que les corresponde a su motor de combustión, y para los eléctricos la Unión Europea aún estudia un sistema de etiquetado.

Como verás, si sabes de qué se trata, las nuevas identificaciones son muy fáciles de distinguir, los nuevos coches las traen señaladas y explicadas, y, si tu vehículo es de antes del 12 de octubre, puedes informarte en la misma estación de gasolina sobre cuál es el combustible que te corresponde para no cometer el error de repostar con uno equivocado. ¿Ya conocías bien el nuevo etiquetado?

Artículos relacionados

A %d blogueros les gusta esto: