Con suelo resbaladizo, mejor utiliza el freno de pie para detener el vehículo

jueves, 3 de enero de 2019
Con la llegada del frío y el descenso de temperaturas llegan las heladas y el firme se vuelve resbaladizo y por ende, más peligroso. 

Si el asfalto brilla, hay que extremar la precaución, porque es indicativo de que el firme probablemente esté resbaladizo o incluso que ahí se encuentre alguna placa de hielo.  
 
En esta situación, para detener el vehículo es mejor utilizar el freno de pie que reducir bruscamente de marcha o pretender reducir mucho su velocidad de golpe. 

Cuando se circula por una superficie resbaladiza, es aconsejable circular a poca velocidad y que ésta se mantenga constante (siempre que se pueda), es decir, evitar acelerar y frenar en lo posible. En caso de tener que frenar, lo primero que haremos será levantar el pie del acelerador y decelerar con el motor. Si necesitásemos frenar más, utilizaremos el pedal de freno antes que hacer una reducción brusca de marcha. 

El freno motor debe utilizarse para mantener constante la velocidad pero no para intentar detener el vehículo; el motivo es que el freno motor sólo actúa sobre dos ruedas (las motrices) y, si la reducción de marcha es brusca, existe el riesgo de bloqueo de las ruedas y calado del motor. Utilizar el pedal de freno supone frenar con las cuatro ruedas, lo que proporcionará mejor agarre y estabilidad. Además, al pisar el pedal de freno, la electrónica del vehículo ayuda a frenar; si no se pisa, el software ignora si el conductor desea frenar. Si disponemos de ABS, el riesgo de bloqueo no existe, la frenada será larga pero mantendremos el control direccional.
 
Ojo al exceso de velocidad
 
La velocidad a la que se circula también es importante. Con nieve o hielo, la velocidad de circulación debe ser muy reducida porque apenas hay adherencia del vehículo al pavimento.Sobre esa superficie, la distancia de frenado puede incrementarse hasta 8-10 veces más de la habitual, de tal forma que si un vehículo que circula a 90 km/h precisa de 40 metros para detenerse en una situación normal, sobre hielo o nieve puede necesitar ¡400 metros!

¿Qué marcha debo elegir para circular?

Una marcha que no te obligue a estar continuamente frenando o acelerando, dependerá mucho de la situación, aunque, preferiblemente, corta, para utilizar el motor como freno simplemente al decelerar, y una larga para iniciar la marcha; la segunda generalmente es la más adecuada.


 
Comparte este contenido en tu red social favorita

Noticias relacionadas

Toda la información
del sector, en tu móvil




 

Acerca de CNAE


La Confederación Nacional de Autoescuelas representa a los empresarios que dedican su actividad a las enseñanzas teórico-prácticas de la conducción de automóviles.

Contacto


+34 91 352 02 57

info@cnae.com

Avda. Juan Pablo II, 54
     28223 Pozuelo de Alarcón (Madrid)